lunes, 13 de abril de 2009

Tras las vacaciones

Todo lo que empieza ha de acabar. Hoy es Lunes de Pascua, y finalizan las vacaciones de Semana Santa. Eso sí, no me puedo quejar de ellas. Aunque no he salido de Madrid, me ha dado tiempo a hacer de todo. He descansado, he leído, he disfrutado de mi ciudad... Tenía previsto ir el Miércoles Santo a ver el espectáculo de danza que estaba realizando María Pagés en el Teatro Español, titulado "Autorretrato", pero resulta que la bailaora se lesionó a finales de marzo, y el espectáculo se ha cancelado. Me enteré de ello en taquilla. Una faena, pero... no pasa nada, María, recupérate lo antes posible y vuelve a visitarnos pronto.
Después del shock inicial, mi padre y yo decidimos improvisar un nuevo plan sobre la marcha, y acabamos viendo en los cines de Plaza de España la última película de Clint Eastwood, Gran Torino. Como se ha dicho en estos últimos tiempos, puede ser su testamento cinematográfico como actor, ya que se rumorea que piensa concentrarse en la dirección de películas.
Si al final los rumores se convierten en realidad, Eastwood dejará para la posteridad una última interpretación, simplemente brillante, de tipo duro y conservador (en apariencia), personaje que a él se le ha dado siempre tan bien interpretar. Por lo demás, la película es una acertada reflexión sobre EE.UU. en la actualidad, y sus problemas de inmigración y multiculturalidad.
Os la recomiendo, además, por los diálogos mordaces e irónicos de Eastwood, algo que se aprecia muy bien si la véis en versión original subtitulada (como hice yo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada