martes, 14 de abril de 2009

"Control": vida y muerte de Ian Curtis

Ayer finalicé mis vacaciones de Semana Santa yendo al cine por la tarde. Estuve viendo "Control", biografía sobre Ian Curtis, cantante y líder del grupo musical británico Joy Division, que acabó con su vida prematuramente, suicidándose (cuando apenas contaba con 23 años de edad) en 1980.
Desde mi punto de vista, el principal acierto de la película, a mi juicio, consiste en ofrecer una exhaustiva mirada de la vida de Curtis, más allá de su faceta como ideólogo de Joy Division. Por ello, la historia arranca a comienzos de los años 70, en plena adolescencia del artista, y en ella se intercalan constantemente imágenes de su trayectoria con el grupo con imágenes de su vida personal y familiar. Además, Sam Riley realiza una interpretación soberbia, resultando ser un Ian Curtis muy creíble.
A su vez, destaco que el film, rodado en un exhaustivo y adecuado blanco y negro, presenta una excelente ambientación musical, siendo una "mini-enciclopedia" en la que uno puede encontrarse menciones a solistas y grupos como David Bowie, Iggy Pop, Roxy Music, The Clash, Sex Pistols, The Buzzcocks, Echo and The Bunnymen...
Andy Warhol dijo una vez que las décadas, en sí, nunca abarcaban decenios completos (es decir, que nunca iban de "año 0" a "año 0"). Según su personalísima visión, la década de los 80 comenzaría alrededor de 1977 y finalizaría hacia 1985, aproximadamente. En Gran Bretaña, Joy Division fue uno de los primeros grupos que abanderaron una nueva forma de entender la música, creando particulares atmósferas en las que sobresalían las líricas y desasosegantes letras del brillante y torturado Ian Curtis.
Joy Division no sobrevivió al suicidio del hombre que le dio entidad como banda. De sus cenizas nació el grupo New Order (aún en activo, y claramente influido por la electrónica). Pero esa es otra historia, que merecerá ser contada en otro momento.
"Control" es una excelente biopic sobre Ian Curtis, que me atrevo a recomendar. No se hace pesada (aunque alcanza las dos horas de duración), y la historia está muy bien plasmada por el debutante Anton Corbijn, que anteriormente ha desarrollado una gran trayectoria como fotógrafo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada